Desarrollo de las habilidades personales y emprendedoras a través de la ciencia y la astronomía

 

De viaje a la estratosfera

GloboSAMUELUno de los experimentos más sorprendentes y visuales que se realizarán durante el eclipse es una sonda estratosférica, que servirá, entre otras cosas, para intentar detectar rayos cósmicos.

Tal y como nos explicó el exrutero Guillem Rivas en la charla, su experimento consiste en una caja de porexpán ligada a un globo inflado con helio y un paracaídas. La sonda contendrá distintos sensores: un sensor de ionización, un GPS, una cámara de vídeo, un teléfono móvil y un dispositivo para la detección de protones. El teléfono móvil medirá magnitudes como la presión o la temperatura, mientras que el otro dispositivo es capaz de detectar protones de forma experimental, provenientes de rayos cósmicos, identificando sus ondas de sonido.

Está previsto que el globo suba hasta la estratosfera terrestre, que se extiende, aproximadamente, desde los 13 a los 50 kilómetros. Allí, el globo explotará por el exceso de presión del helio. Sin embargo, el paracaídas se desplegará más tarde, ya que a tal altura la fricción es demasiado baja como para provocar el despliegue.

A través de los datos de la NASA, pueden utilizarse modelos para prever donde caerá el globo, pero la señal de GPS confirmará el sitio exacto. Algunos miembros de la expedición han decidido participar en una apuesta, arriesgándose a adivinar la distancia al punto previsto a la que se encontrará el globo.

Hasta ahora hemos explicado el funcionamiento del experimento, realmente interesante, pero ¿por qué no podríamos realizarlo un día o una noche cualquiera? De noche, los vientos solares alteran el campo magnético de la Tierra y esto empuja la mayoría de los rayos cósmicos fuera de la atmósfera. Es por esto por lo que durante el eclipse es el momento ideal, ya que su trayecto está libre de perturbaciones y pueden ser detectados con relativa facilidad.

- Maria Prat, CIMs-Cellex