Desarrollo de las habilidades personales y emprendedoras a través de la ciencia y la astronomía

 

Explosivo, indomable y natural

 DSC9742Después del primer día en Yellowstone, hemos seguido explorando las maravillas que el parque ofrece a sus visitantes, ¡y qué maravillas! Estoy segura de que todos los expedicionarios creemos que estos días han sido impresionantes.

Bajo la lluvia, pudimos admirar las vistas del Gran Cañón de Yellowstone desde los distintos miradores que lo recorren. En ese momento despertó nuestra curiosidad científica y quisimos tratar de descubrir porque el agua de la cascada parecía o era verde en la parte superior. Tras exponer una hipótesis por cabeza y refutando algunas de ellas durante el camino, terminamos por aceptar que el agua debía de ser, curiosamente, de color verde. La visita siguió hasta el lago, que se sitúa en parte de la caldera del supervolcán, donde unas graciosas nutrias nos saludaron con sus alegres sonidos.

El último día en el parque, nos bañamos en unas aguas termales, alternando las corrientes heladas con las de agua hirviendo. Y siguiendo con la temática acuática, llegamos a la zona del Old Faithful, un géiser gigante. Finalmente, nos dirigimos hasta el Grand Teton, donde pasaremos los próximos días.

En definitiva, el Parque Nacional de Yellowstone es un lugar excepcional, siendo la naturaleza, obviamente, su elemento principal. La vitalidad y pureza que se respira cuando se camina por sus senderos nos ha llenado de energía para tomar con fuerza los últimos días que quedan de expedición. Sin ninguna duda, aprovecharemos para compartirlos con nuestros compañeros y empezar a trabajar en los proyectos científicos que se derivan del eclipse.

- María Prat