Desarrollo de las habilidades personales y emprendedoras a través de la ciencia y la astronomía

 

Diario 2014Investigadores del emprendimiento

En esta sección los/las jóvenes explicarán su día a día en la expedición y sus progresos en el aprendizaje de habilidades emprendedoras y personales.

El cumpleaños de Núria y el misterio del Oso Polar.

                   

Hoy, 26 de agosto, es un gran día; lleno de alegría y felicidad, compañerismo… un día que me quedará grabado durante toda mi vida y que significará muchísimo para mí. Y es que ¿cómo se queda uno si tiene la oportunidad de pasar su cumpleaños en una expedición científica centrada en la observación y análisis de auroras boreales en Islandia y Groenlandia? La verdad es que las únicas palabras que me vienen a la cabeza son: emocionante, brutal, genial, único, sorprendente… y muchísimos otros términos con un significado similar. El poder pasar mi aniversario con grandes personas como con las que convivo y, además, poder disfrutar de un paisaje precioso y lleno de fenómenos fantásticos como las auroras es mucho más de lo que nunca hubiese podido imaginar.

Nos entrenamos con el Digger

En el juego del Digger es clave la gestión de nuestros recursos. Como observadora, he visto que no todos los jugadores gestionaban de la misma forma las opciones que tenían, y de lo que se trataban era de robar "unas piedras preciosas de un río" o de intentar hacerlo rápido "antes de que llegase la noche". Sin embargo, y teniendo en cuenta que el tiempo aquí es muy importante, deberíamos fijarnos en métodos para facilitar la recolección de cubitos.

Actitudes como la decisión, riesgo, autonomía, superación y flexibilidad son algunas de las hailidades personales y emprendoras que hemos trabajado con esta técnica patricipativa.

Nos entrenamos con Pulgarcito

Ayer Carlos nos reunió para jugar a un juego de equipo en el que cada uno de los componentes teníamos la misma responsabilidad. Con eso destacamos una particularidad de Pulgarcito, este juego que os presentamos. A pesar de que los jugadores juegan con un fin común, para ganar "al ogro" hay que utilizar las habilidades de cada uno por separado. Consiste en recordar la posición de una serie de imágenes colocada boca abajo que cambian de sitio en cada turno. Antes de empezar pensamos que sería bastante sencillo, ya que solo necesitábamos acertar en siete turnos y teníamos varios comodines. Sin embargo, llegaron las complicaciones porque las decisiones que se toman afectan al siguiente jugador y el fallo de un miembro dificulta las próximas intervenciones del resto. Lo que al principio parecía un juego de niños acabo siendo una actividad de cooperación y atención absoluta. No solo teníamos que memorizar sino también ser capaces de administrar nuestros recursos y ser sinceros con los demás. En definitiva este juego nos ayudó a comprobar lo que es realmente un equipo eficiente.

Con Pulgarcito, llegamos a reflexionar sobre la importancia de la autoestima, iniciativa, comunicación, flexibilidad y liderazgo.

Nos entrenamos con el Tic Talk

 

Estamos repartidos en dos equipos. Carlos echa en la mesa cinco dados octaedros con letras en sus caras. El redactor de cada equipo escribe las letras que han salido en los patrones que tienen las tarjetas. Con los miembros del equipo completamos las 5 palabras. El tiempo se empieza a agotar.