Desarrollo de las habilidades personales y emprendedoras a través de la ciencia y la astronomía

 

Diario 2014Investigadores del emprendimiento

En esta sección los/las jóvenes explicarán su día a día en la expedición y sus progresos en el aprendizaje de habilidades emprendedoras y personales.

La Ruta sobre el Islandis

Hay momentos y situaciones que te ofrece la naturaleza que, por los extremos a los que llega o por la excepcionalidad que tiene en tu vida, cuestan de creer y ponen en alerta y éxtasis simultáneamente todos tus sentidos. 

Esto es lo que he experimentado en la excursión de hoy.

Muchas veces había oído hablar de glaciares, de parte de los profesores, en las noticias y en libros que he leído. Pero nada de lo que había aprendido de ellos tiene que ver con lo que nos hemos encontrado al tenerlo delante de los ojos. Una pared majestuosa y frágil de hielo que se alza encima del agua salada del fiordo. Majestuosa por su grandeza. Frágil por los truenos que repentinamente pueden estallar cuando un trozo enorme de hielo se desprende del frente y cae al agua. 

Nuestras primeras Auroras

Tumbarse en una playa con tres o cuatro capas de ropa y observar trozos de hielo de un metro de altura desperdigados por la orilla. Alzar la vista y sentirse apabullado por tantas estrellas que parecen apuntar hacia ti, como si fueran los focos de un escenario iluminando elmonólogo de Macbeth. Y de repente, sombras verdosas se cuelan en tu retina y te hacen sentir pequeñita, borrosa. ¿No es algo extraño? Esta noche ha sido la más rara y las más normal, todo a la vez. Quizá desde fuera puede parecer que solo colocamos la cámara y sacamos fotos; pero realmente, nosotros pescamos. Elegimos el cebo adecuado, lanzamos, y esperamos a que llegue el pez y pique el anzuelo.

Esta ha sido nuestra primera oportunidad para conseguir ese premio que nos da el cielo: las auroras boreales

La Ballena, la nueva integrante del grupo

 

Seguramente todos nosotros alguna vez hemos experimentado la sensación de haber tenido una premonición: este es un momento que, a primera vista, parece fantástico y lleno de magia. Sin embargo, nunca nos hubiésemos imaginado lo que vivimos este día.

Habían pasado escasas horas desde nuestra llegada a Groenlandia y cuando uno de los guías empezó a explicarnos historias sobre las pocas veces que habían visto ballenas; quedamos maravillados. Después, cogimos la embarcación semirígida para trasladarnos de Narsaq al campamento de Fletanes.

Parada en Narsaq

La embarcación llega a los 25 nudos y el viento helado nos roza las mejillas con fuerza. Las vistas son espléndidas. 

En este momento llegamos a un pequeño embarcadero de madera. Las casas de colores se extienden al pie de la imponente montaña que tienen detrás. Hemos llegado a Narsaq. Es la última parada antes de llegar al campamento de Qalerallit y la aprovechamos para pasar por el hostel y recuperar fuerzas.