Desarrollo de las habilidades personales y emprendedoras a través de la ciencia y la astronomía

 

Fase de Grupo y Evolución

Esta mañana nos hemos hallado ante un cielo nublado en la granja de Hestheimar. Los paisajes paradisiacos originaban una tranquilidad y relajación dentro de nuestros cuerpos. Y si a esto le sumamos la charla y actividad de cohesión grupal que se ha ofrecido, el resultado es una mañana única.

Es curioso analizar como cambia el ambiente grupal a lo largo de una actividad. Hemos empezado el día sin conocernos, sin saber nada de los otros, sin embargo, mediante el juego “Ritmo y Bola”, se ha producido una distensión que ha creado en el grupo un aire de proximidad y confianza.

 

 

Caballos

 

El dobble, una técnica participativa muy sugerente

A parte de que el juego, el DOBBLE, me ha parecido muy divertido y entretenido, he sacado varias conclusiones como observador, ya que no he participado en la partida. Es una técnica participativa que consiste en intentar descubrir la relación que hay entre dos cartas con objetos dibujados tratando de ser el mas rápido.

Este juego exige tal nivel de concentración que no eres consciente de lo que pasa a tu alrededor y así consigues enfocar todos tus sentidos en el juego.

fotoentradacinco

 

Un abanico de actitudes emprendedoras y personales en la ruta.

Hace poco más de un día del comienzo de la expedición, ayer en el aeropuerto. En tan poco tiempo ya hemos tenido varias oportunidades para hablar y discutir algunos de los temas que ya empezamos a tratar a través del correo electrónico antes de la expedición. Uno de estos es el del emprendimiento, y se espera de nosotros que a lo largo de la expedición nos vayamos impregnando de estas actitudes para ir desarrollando una mayor capacidad emprendedora a lo largo de estos días.

 

 

Foto_Entrada_4.jpg

 

Un nuevo destino emocinante

Cada paso me acercaba hacia un nuevo destino, un nuevo sueño cumplido.  Ya en el aeropuerto de Tenerife,  descargando las maletas el corazón palpitaba con libre albedrío sin creerme que esta experiencia fuera real. Luego cuando pasé el control de seguridad e iba observando las últimas imágenes difusas de mis padres realmente fue cuando comprendí que esto era de verdad.

Antes de embarcar, de manera sorprendente, Andrea y yo grabamos una bienvenida improvisada  a la Ruta de las Estrellas, y en un abrir y cerrar de ojos ya estábamos despegando de Tenerife hacia Barcelona. El viaje fue lo más entretenido gracias a Dani y David, que nos enseñaban fotos y contaban anécdotas acerca de la expedición del año pasado.foto3