Desarrollo de las habilidades personales y emprendedoras a través de la ciencia y la astronomía

 

El valle desde otro ángulo

 

El objetivo de la caminata de hoy era ver las llamadas gargantas del río. Estas estructuras constan de dos barrancos a los dos lados del riachuelo durante su curso. Se forman por la erosión que causa el agua en la piedra caliza junto a los sedimentos que lleva. La excursión ha durado unas cuatro horas. Hemos caminado por las gargantas y hemos vuelto por el pueblo de Tighza.


Brahim, el guía, nos ha contado como se formó el Valle Feliz, una zona con mucha vegetación y vida. Lo que hace que estas tierras sean tan fértiles es que, hace millones de años, con el desprendimiento de una de las montañas del borde del valle, esta zona quedó cerrada y con una entrada de agua. El río llevó con él sedimentos y materiales ricos en minerales y creó un lago. Como resultado, cuando el agua se empezó a filtrar por una de las paredes y se vino abajo, quedó un valle con tierras muy fértiles y agua gracias al río que lo recorre.


A parte de los conocimientos adquiridos, este paseo ha servido para otras muchas cosas. En primer lugar y, como siempre, ha servido para unir y cohesionar el grupo. En este sentido, han surgido conversaciones entre gente que nunca había entablado una. Además, ha ido bien para reforzar los lazos que ya teníamos hasta ahora. En segundo lugar, en mi caso, me ha ayudado mucho para pensar y reflexionar sobre el trabajo de la ruta, cuatro horas dan para mucho. También ha servido para desconectar y jugar un poco entre nosotros con enigmas y juegos que hemos ido resolviendo por el camino. Por último, hacer ejercicio va muy bien para despejar la mente y mantenerte sano.

Robert Vila. Observatorio Astronómico de Albanyà.